martes, 25 de noviembre de 2008

Misterio.


"Todas las noches, a la misma hora, por mi ventana entraba un sonido maravilloso. El sonido de una flauta.
Muchas veces me quedé varios minutos en silencio para poder oir a la persona que me maravillaba y cuando callaba un vacío sentía al no poder seguir escuchando.
Por varíos días mi pensamiento al dormir era sobre como descubrir quien era la misteriosa persona que me alegraba las noches por una hora... ¿Era hombre o mujer? ¿Un niño o un anciano? O me estaba volviendo loca y escuchaba sonidos que no existían. ¿Y si era un fantasma? Preguntas idiotas daban vueltas en mi cabeza, y me frustraba el no poder saber quien carajo tocaba tan bien.

Una noche, el misterio se fue aclarando... era hombre. Al parecer se equivoco que se dejó oir con un "Por la cresta". No creo que haya sido una mujer con problemas hormonales.

El hombre misterioso de la flauta se dejó de escuchar por varios días. Me preguntaba que había pasado y otra vez mi cabeza se llenaba con interrogantes estupidas. Quizás si era producto de mi imaginación y necesitaba un psiquiatra. O, era esa ridícula obseción de creer que mi vida era igual que una pelicula de amor y que el misterioso me iba a curar esa ridicula obseción de amor (Como dice una pelicula del mismo género para rematar).

Ya habían pasado dos semanas sin oirlo, pensé que simplemente era locura mental o era algun chiquillo que tenía prueba de música y su voz se desarrollo tempranamente por lo que me hizo pensar que era un hombre.
Fuí a comprar cigarros esa noche, salí del almacén y me dijiría a mi edificio, cuando vi un hombre de lentes, que nunca habia visto en mi vida. Le eché unos veintitantos, tenía pinta de músico de esos bien bohemios que salen en las peliculas francesas (ya dale con las peliculas) ... y también tenía un estuche. Un estuche de flauta.
Mi sorpresa fue tan grande que quedé paralisada por unos minutos, entramos juntos y subimos juntos al ascensor... ¿Piso? le pregunté con voz de buena vecina, "Octavo" me contestó. ¡¡¡QUÉ!!! Es mi vecino y nunca lo había visto...
Salimos y me di cuenta que iba a entrar al departamento en el que yo pensaba vivía un viejo amargado que nunca salía o que no había nadie. Me sonrió y me dijo un amable "Chao".
Mi vecino...era mi misterio. RAYOS!...Prendí un cigarro, salí al balcón y otra vez, ese sonido, había vuelto la flauta.
Fumé, me armé de valor, tome mis llaves, abrí la puerta, cerré la puerta, di un paso, me paré en frente de su puerta, toque el timbre, el sonido de la flauta se detuvo, sentí pasos, mi corazón se aceleró, abrió la puerta, lo miré y le dije:
"¿Donde habías estado estas dos semanas en las que no te escuché tocar tu flauta?"
Me miró sorprendido, me sonrió y me dijo "Estuve con gripe por eso no tocaba...¿Quieres pasar y seguir escuchando?"

Mi misterio... Mi hombre misterioso...Mi vecino... Martín. Él era el que me maravillaba todas las noches. Y resulto ser el que también me curo, al fin y al cabo, esa ridícula obseción de amor (Si, como decía esa pelicula)."

3 comentarios:

#Without confidence! dijo...

y te lo comiste???
ajhajhaja
ya quisiera encontrar yo alguien que me agrade... pero nadie ha logrado cautivar mis oidos más que un hombre que canta blues y a quien le gustan todas!... un hombre?
bueno no se.. no lo conosco tanto XD... sólo fantaseo con su voz...
te kero!

Pablocio Canapé de Huevo dijo...

Buena historia
Espero la segunda parte de la historia con Sexoul de fondo XD

Saludos Jota

Leonardo García Bello dijo...

jajajaja

es como inverosímil, no? xD

yo igual ocupo harto esa frase de Moulin Rouge!, that rrridiculous obssession with loooove! xD

yyyyy puede q lo haga, pero primero hago mi corto, obvio xDDD

besos